Un grupo armado atacó un centro de rehabilitación para adictos a las drogas en Chihuahua, al norte de México. El saldo es de 19 jóvenes muertos y dos heridos, según informó la Procuraduría (fiscalía) de Justicia del estado. El ataque ocurrió en el albergue Vida y Fe, en la ciudad de Chihuahua, capital del estado. Las víctimas fueron literalmente fusiladas, le dijo a BBC Mundo Eduardo Esparza, portavoz de la fiscalía. “Al parecer los formaron contra una pared y les dispararon. Es la primera vez que ocurre un hecho así en la ciudad capital”, explicó. Desde Sudáfrica, donde asistió al partido inaugural del Mundial de Fútbol 2010 entre su selección y el equipo local, el presidente Felipe Calderón condenó el ataque al centro de atención a adictos, el primero que se comete en este año. Los actos “indignantes” refuerzan la necesidad de combatir “con toda la fuerza de la ley a grupos criminales que realizan semejantes actos de barbarie”, informó la casa presidencial en un comunicado. Los ataques a centros de atención a adictos han sido frecuentes en los últimos dos años en México, especialmente en la fronteriza Ciudad Juárez. Decenas de personas han muerto en los incidentes. Estos ataques se suelen atribuir a los carteles, que acusan a las clínicas de proteger a narcotraficantes de bandas rivales. De acuerdo con el portavoz de la fiscalía, los atacantes, entre 20 y 25, se hicieron pasar por agentes de la Policía Federal para ingresar al albergue. Una vez dentro formaron a los